miércoles, 16 de enero de 2019

¿QUÉ ES PRIMERO: LA CORRUPCIÓN O EL CAPITALISMO?




La corrupción es un efecto del sistema de propiedad privada. El capitalismo es la base, la corrupción, una de sus consecuencias.

Corrupción hay en todos lados, no solo en nuestros pobres países latinoamericanos. ¿Por qué insiste tanto Donald Trump en solicitar los 5,600 millones de dólares para la construcción del famoso muro? Porque está ligado a empresas constructoras.

Y no olvidar que el yerno del parásito rey de España está preso ¡por corrupto!, igual que Pérez Molina en Guatemala.

Cuidado: que los árboles no nos impidan ver el bosque. El problema es la EXPLOTACIÓN CAPITALISTA. La corrupción es su derivado.



domingo, 13 de enero de 2019

LUNES 14/1: TODOS POR EL ESTADO DE DERECHO Y LA DEFENSA DE LA DEMOCRACIA


UN PACTO SECRETO






La llama de las últimas velas estaba por extinguirse. Ya casi no quedaban otras en la casa. Las penurias económicas iban cada vez más en aumento. Ni velas, ni vino; esas eran las dos cosas que más necesitaba ahora Jorge Federico: las unas, para iluminar las partituras mientras componía –gustaba hacerlo por la noche, aprovechando el silencio general–. El vino servía para ahogar las penas.

Sobre el clavicordio, además de desordenadas hojas pentagramadas, se encontraba la notificación del notario: si no pagaba, lo desalojarían. Debía tres meses de renta de la vieja casona en el 25 de Brool Street donde se había mudado hacía un par de años. Londres había sido muy generoso con él en algún tiempo; pero ahora, después de la inversión de la casi totalidad de sus ahorros –unas cien mil libras– en el último proyecto musical fracasado, las deudas le atenazaban. No sabía qué hacer.

 Juan Sebastián no será tan conocido allá en Alemania como yo en Inglaterra, pero vive más tranquilo. Trabajar para la aristocracia o para la Iglesia –que viene siendo lo mismo– ahorra estas angustias–, reflexionaba amargado mientras vaciaba su copa. Händel era el primer compositor que había puesto su creatividad no a disposición de los nobles sino, como empresario independiente, para el gran público. Unas cuantas óperas –de excelente calidad, sin dudas– lo habían tornado muy popular en la sociedad londinense dieciochesca. Pero la nobleza no perdonaba ese desaire: la crítica de sus últimas obras había sido cruel, durísima. Así, tachándolo de “vulgar”, “prosaico” y “ramplón”, habían logrado deslegitimarlo. El público, llevado por lo que se comentaba con aire doctoral desde los “entendidos”, aplaudía o dejaba de aplaudir. En este caso, había dejado de aplaudir.

De eso modo Händel, glorificado y amado un tiempo atrás, iba quedando en el olvido. Sus obras, que seguían siendo tan profundas y bellísimas como siempre, ahora casi no atraían público. Su compañía de óperas había quebrado, y ahora debía los salarios de sus músicos y cantores. Atormentado, pensando seriamente en el suicidio como única vía de escape ante tantos tormentos, aquella noche Jorge Federico se fue a dormir falto de toda esperanza.

A la mañana siguiente, a primera hora pasó por su casa Charles Jennens, amigo personal del compositor, acaudalado terrateniente que le había ayudado en más de alguna ocasión con libretos para sus óperas y oratorios. Pidiendo no se le despertara a Jorge Federico, había dejado un sobre para que se le entregara cuando éste se levantara.

Así hizo su criado, el buen Christof. Solícito, teniéndole ya preparado el desayuno –un magro desayuno, por cierto, con las pocas cosas que iban quedando en la despensa– entregó el sobre a su amo.

¿Qué es esto?– preguntó algo asombrado el maestro.

Sir Jennens pasó dejándolo hoy muy temprano. Dijo que ahí encontrará la solución de sus problemas–.

¿Qué? ¿Qué significa eso?–, preguntó algo alterado Händel.

Así dijo– repitió atemorizado el criado. –Pidió que así le transmitiera. Literalmente: que ahí estaría la solución de todos sus males. Así me dijo–.

El asombro de Jorge Federico iba en aumento. Rápidamente, olvidándose del desayuno, abrió el sobre.  Dentro había cientos de páginas y una pequeña esquela. Leyó con angustia.

¡La letra de un oratorio! En inglés… Y me pide que lo musicalice. Bueno, no es mala idea, pero…

En principio dudó. Ya eran demasiados los fracasos acumulados. Además… un oratorio no se compone tan fácilmente, pensaba. Eso tomaría tiempo, y las deudas no esperaban. La orden de desalojo podía llegar en cualquier momento. Por otro lado, todo eso lo tenía desesperado, angustiado. La depresión no lo dejaba avanzar. El vino iba siendo su refugio, y la música ya la veía como un tormento.

Sin poder hablar directamente con Charles Jennens, aceptando la propuesta que le hacía de estrenar la obra en Dublin, Irlanda, se sentó a componer. Quien patrocinaba la invitación era de confiar: la Charitable Musical Society de Dublin. Gente respetable, sin dudas–, se dijo Jorge Federico. No quedaba sino escribirla.

Nunca se pudo explicar qué le pasó. Era ya para ese entonces un músico consumado, de 56 años de edad, y sabía el esfuerzo que representaba crear algo, así fuera una pequeña obra. Pero para su sorpresa, este oratorio salía con una facilidad inconcebible. Sentado ante su clavicordio, pasaba largas horas por día, sin levantarse siquiera para comer o ir al baño. Así estuvo tres semanas continuas. Fueron tres semanas de trabajo ininterrumpido, absorto en la creación, sin bañarse, sin una sola distracción.

El criado Christof hizo saber luego que en algún momento –fue en el tercer día de haber comenzado a componer– escuchó hablar al maestro. Para su asombro, no había nadie en la sala donde componía. Christof pensó que su amo estaba desvariando. Una apoplejía que había sufrido no mucho tiempo atrás seguramente lo había dejado algo loco, pensaba el buen criado. Aunque se acercó a la puerta, no pudo entender qué hablaba. Le pareció escuchar otra voz además de la de Händel, pero no había nadie más en la habitación. Pensó en algún caso de doble personalidad. Ambas voces intercambiaban palabras en italiano, lengua que Christof no comprendía.

En tres semanas el oratorio estuvo terminado. Según lo indicado por Sir Jennens, marcharon a Irlanda para su estreno. Allí Händel era bastante popular, por lo que la presentación de una nueva obra de su autoría había concitado gran atención. Tanta expectación levantó, que hasta en los periódicos se pedía a los varones asistir sin espada, y a las mujeres sin falda ancha, pudiéndose aprovechar así más el espacio del teatro. De ese modo, el 12 de abril de 1742, en horas del mediodía –cosa inusitada para un concierto– se estrenó “El Mesías”. Era en plena Pascua, pues el oratorio estaba dedicado, básicamente, a exaltar la resurrección de Jesús, y no el nacimiento, como pasaría años después, habiendo llegado a ser casi un emblema obligado de la época navideña.

Como cosa absolutamente inusual para la época, una multitud de 700 personas abarrotó el Great Music Hall. El éxito fue rotundo, espectacular. Esa primera audición fue benéfica, otorgándose todo lo recaudado a instituciones de caridad. El dinero será para los enfermos y para los presos, pues he sido un enfermo y con esta obra me he curado; y fui un preso, y ella me liberó, afirmaría Händel luego del estreno.  

Como la recepción del público fue tan buena, rápidamente se organizaron varias funciones más. En todos esos casos, ya no benéficas. De ese modo, Jorge Federico pudo reunir una buena suma con la que saldar todas sus deudas.

Así las cosas, regresó a Londres y quedó solvente. La fama de la obra comenzó a trascender. De todos modos, en Inglaterra, siempre mirando con desprecio a Irlanda, se consideraba del peor gusto, casi blasfemo, montar una obra llamada “El Mesías” y dedicada a la vida, pasión y muerte del Redentor, en un teatro. Al querer montarla en la capital del reino, que mostraba un puritanismo exagerado, debió entonces cambiársele el título de oratorio por el de “drama sagrado”.

Finalmente, “El Mesías” se presentó en Londres. En la primera audición, en el teatro Covent Garden, el rey Jorge II hizo lo que Händel ya sabía que sucedería: se puso de pie al escuchar el Aleluya de la segunda parte –el fragmento más célebre, y seguramente bonito, de todo el oratorio– confundiéndolo con un himno (de ahí que, por respeto, se incorporó, pues los himnos se escuchan de pie). Todos los asistentes, imitando a su monarca, también se pararon. La historia que se tejió posteriormente fue que, tan encantado de esa pieza resultó el soberano que, jubiloso, se levantó y aplaudió al terminar el Aleluya, contrariando la costumbre de aplaudir solo al final de toda la obra (de más de dos horas de duración). Al conocer todo esto, Jorge Federico sonrió triunfal, con un geste diabólico dibujado en sus labios.

Unos años antes de su muerte, su criado Christof hizo revelaciones que, de un modo que no puedo contar ahora, llegaron hasta mí, y ahora me encargo de difundir. En realidad, aunque en su momento dijo que no entendía el italiano y por tanto no captaba lo que hablaba aquella vez su amo con un tercero dentro de la habitación, eso obedecía al temor de relatar cosas tan terribles. Finalmente, sin embargo, las numerosas súplicas que se le hicieron permitieron que se atreviera a contarlo. En realidad hablaba perfectamente la lengua del Dante; de hecho, había prestado servicio como criado por espacio de dos años en el monasterio de San Benedetto, en Subiaco, Italia.

El extraño visitante que había conversado con Händel –al que nadie vio entrar ni salir de la casa– cuando éste comenzaba a componer “El Mesías”, le había ofrecido un pacto, que el músico aceptó. Como para el momento de recibir el encargo Jorge Federico estaba sumamente deprimido, no se había recuperado plenamente de una apoplejía (hemiplejía) y las deudas no le permitían concentrarse, no se encontraba en absoluto en condiciones de acometer una obra de tamaña magnificencia. El vino, por otro lado, estaba comenzando a hacer estragos. Había aceptado, un poco a regañadientes, solo porque el ofrecimiento le vino de alguien a quien admiraba –y a quien debía mucho, en todo sentido–, Charles Jennens. Pero en el momento de sentarse ante el clavicordio la inspiración no llegaba. En los dos primeros días de trabajo apenas si había podido terminar la sinfonía introductoria y los primeros compases del Recitativo siguiente. No sabía qué hacer.

Te propongo un buen acuerdo– dijo el extraño visitante.

¿De qué se trata?– respondió sorprendido Jorge Federico, algo incrédulo, incluso temeroso.

En tres semanas terminarás el oratorio, que te hará grande, y tu nombre volverá a brillar–.

¡Imposible! Un oratorio tan complejo como este que me piden no se puede terminar en tan poco tiempo. ¡Absolutamente imposible!–.

Para ustedes será imposible. Para mí, no. Además, si te lo ofrezco, es porque sé que sí es posible–.

¿Y qué garantía tengo al respecto?

Mi palabra–, afirmó con energía el visitante.

¿Qué gano yo?–, dijo Händel rascándose la cabeza, dubitativo.

Serás el compositor de una de las piezas musicales más célebres de la historia. Tu nombre será venerado per saecula saeculorum–.

Jorge Federico frunció el ceño. No le desagradaba la idea, pero no creía en tanta amabilidad gratuita. Había ahí algún gato encerrado. Provocativo, inquirió:

¿Y qué pides a cambio de ese favor?

Que en un trozo de la obra, el que te prometo será el más llamativo y con el que confundiremos a su Majestad, me menciones–.

¿Que te mencione? Mmmm… ¿qué debe decir ese trozo?

Solo una verdad: “Rey de Reyes, Señor de Señores, reinará por siempre”, y repetirlo continuamente–.

Händel sonrió, agregando casi sarcástico:

No lo veo un problema. Al contrario: me parece muy bien. Pero… ¿por qué dices que engañaremos al rey?

Lo que te haré escribir será de tal belleza y solemnidad que Jorge II pensará que es un himno, y se pondrá de pie durante su ejecución, y luego aplaudirá rabiosamente dando saltitos. Eso lo hará el hazmerreír de toda la Gran Bretaña, aunque luego se teja la idea que lo hizo por la emoción que sintió al escuchar el Aleluya–.

¿Entonces?– preguntó Jorge Federico, todavía sin comprender.

En algún otro pasaje, que no te revelaré, y al que musicalizarás también con fastuosidad, con trompetas y timbales a todo dar junto a los coros y la masa orquestal, la letra, leída de atrás hacia adelante palíndromodirá: “este cerdo que confunde la música tiene sus días contados. El pueblo reinará–.

No te entiendo–.

Nos burlaremos de este cerdo, de este ignorante parásito, tal como son todos los reyes. Y si sabes buscar entre líneas, en la obra está contada la historia de cómo caerán todas estas lacras repugnantes en Europa–.

¿Te refieres a los monarcas?

¡Exacto! Por eso se te eligió a ti, porque no eres un obsecuente que se acuesta con la aristocracia. Tú trabajas para la masa, por eso ahora te va tan mal económicamente–.

Pero entonces…– preguntó Händel con asombro, –¿quién reinará por los siglos de los siglos?–.

Chistof no supo precisar si eso fue un delirio de su amo, una conversación real que mantuvo con alguien, una ensoñación. Lo cierto es que, mientras componía la obra en cuestión, el hedor a azufre que salía de la recámara de Jorge Federico era insoportable.

El día que la concluyó, salió exaltado, y con ojos desorbitados y a los gritos, dijo: –¡He visto al Señor!–.

viernes, 11 de enero de 2019

EL VATICANO Y EL SIDA





Cada día tres mil personas en el mundo contraen el VIH/SIDA; personas que, inexorablemente, caminarán hacia una muerte anticipada. Estamos, sin lugar a duda, ante un problema sanitario de enorme envergadura, una pandemia extendida que aparece como una importantísima causa de mortalidad de la población planetaria, y que tiende a aumentar.

Tangencialmente podríamos decir que su origen -reciente, por cierto- queda aún en la nebulosa; se barajan varias hipótesis, llegándose a pensar que podría ser producto de un experimento con armas bacteriológicas salido de control, o también, lisa y llanamente, de una estrategia de control político-militar en sí misma, implementada por los centros de poder mundial y destinada a eliminar "población sobrante". Más allá de su génesis real, lo que queda claro es que, efectivamente, -vaya casualidad- donde mayores estragos produce es en las poblaciones más golpeadas, marginalizadas y que "sobran" para la lógica del mercado global (los pobres del continente africano, por ejemplo).

Tanto la tecnología sanitaria como la planificación socioepidemiológica ya han aportado importantes avances en el ámbito del VIH/SIDA: si bien no existe aún una cura radical, se sabe bastante de su etiopatogenia, de su evolución clínica, de sus tratamientos paliativos, de su prevención. Como en todo atinado y responsable abordaje sanitario, lo más importante es precisamente esto último: la prevención. Hoy por hoy, la más efectiva que se conoce al respecto es la utilización de preservativos, que impidiendo el paso del virus, evita el contagio entre una persona infectada y una sana. Una política pública de salud responsable debe, como mínimo, promover su uso adecuado y racional.

En cualquier relación humana en que una de las partes hace las veces de protectora/orientadora/curadora de la otra (padre respecto al hijo, maestro respecto al alumno, médico respecto al paciente, etc.) existe el compromiso -dictado no sólo por las normas éticas de convivencia sino también por la jurisprudencia representada por el Estado- por el que el polo "protector" debe velar por el "protegido". La tradición y las leyes lo establecen.

En esta lógica se inscribe igualmente la relación entre pastor de almas y feligrés, entre sacerdote y creyente. Pero lo curioso (¿alarmante?) es que, en lo tocante a la prevención del contagio del VIH y la posibilidad de desarrollar un SIDA, la relación establecida entre iglesia católica y devoto que busca orientación en ella, nos enfrenta a una situación que, en vez de sano y prudente consejo, es de invitación a la muerte.

En la doctrina jurídica se habla de "homicidio culposo o imprudente": es la muerte no premeditada de una persona que se verifica como consecuencia de una conducta negligente, imprudente o inexperta, o bien por inobservancia de las leyes, reglamentos, órdenes o disposiciones. Se comete cuando no se previene una muerte previsible, violando así un deber de cuidado. Dicho en otros términos: cuando no se actúa atinada y responsablemente descuidando las propias obligaciones.

El Vaticano, por razones de conservadurismo retrógrado, por anquilosamiento en su modo de pensar, por un enorme desfase histórico, continúa viendo la sexualidad como algo "pecaminoso", ligada sólo al orden de la reproducción biológica. Por tanto, no está en condiciones de entender -mucho menos de actuar- con tino y responsabilidad en este ámbito. Su posición enfermizamente reaccionaria al respecto no le permite estar a la altura de las circunstancias en un tema tan delicado y con aristas tan complejas como el de la pandemia de VIH/SIDA; de ahí que su machacona insistencia con respecto al no uso de ningún método de prevención sexual lo coloca, quiera que no, en la perspectiva de homicidio culposo.

Dada su capacidad de convocatoria, de convencimiento sobre amplias poblaciones, de penetración cultural; es decir: teniendo en sus manos la enorme capacidad de actuar con buen tino y responsabilidad atendiendo a su deber de ser una guía para sus seguidores, la iglesia católica termina condenando al contagio del VIH -a la muerte en definitiva- con su postura ultra conservadora en vez de obrar como agente preventivo.

Si dios es puro amor, ¿por qué sus representantes en este sufrido planeta condenan a la muerte con una conducta negligente, imprudente, inexperta, cuando el saber científico en el campo del salubrismo -que se ha mostrado eficaz- recomienda a los cuatro vientos el uso del preservativo como medida de control de la epidemia? ¿Se podría entonces promover un juicio contra el Vaticano por homicidio culposo?