domingo, 23 de septiembre de 2018

AMOR DE SILICONAS




La sexualidad ha sido, es y seguramente seguirá siendo in sempiterna saecula saeculorum el Talón de Aquiles de la Humanidad. Como no se rige por un “instinto” –tal como sucede con los animales– sino por los complejos vericuetos de la humanización (siempre dificultosa, a veces insondable), ofrece un panorama difícil. ¿Qué varón haría el amor con una muñeca de plástico? ¡¡¡Muchísimos!!!


__________

Una ancianita a un ancianito:

-          ¿Qué te gusta más: hacer el amor o la Navidad?
-          Mmmmm…. La Navidad.
-          ¿Por qué?
-          Porque, al menos, es una vez al año.
__________

¿Cuánto dura el amor eterno?

Dura lo que dura dura….




sábado, 22 de septiembre de 2018

APARECIÓ LA REVISTA DE PSICOLOGÍA SOCIAL DE LA LIGA GUATEMALTECA DE HIGIENE MENTAL




Acaba de aparecer el Número 1 de la “Revista de Psicología Social” de la Liga Guatemalteca de Higiene Mental.

La misma es un esfuerzo llevado a cabo por la institución para abrir el debate sobre estas complejidades, poco o nada debatidas hoy en la academia y en el gremio psi.

Como dice su Prólogo: “No hay dudas que la Psicología Social sigue siendo tema de debate. ¿Qué entender por ella? ¿El estudio de los grupos, de las grandes multitudes, de fenómenos masivos como la moda o el patriotismo, o quizá los linchamientos? Según Sigmund Freud no hay Psicología que no sea siempre también social: “En la vida anímica individual, aparece integrado siempre, efectivamente, «el otro», como modelo, objeto, auxiliar o adversario, y de este modo, la psicología individual es al mismo tiempo y desde un principio, psicología social, en un sentido amplio, pero plenamente justificado”. No hay individuo aislado; eso es una contradicción en sí misma, un imposible: todo lo humano es siempre, por definición, social.

Pero allí se plantea el problema: ¿de qué se habla cuando se nombra “lo social”? Para algunos se trata de mantener las cosas como están, y ahí la Psicología se puede transformar en una herramienta para la dominación, en un instrumento al servicio de los poderes. Eso lleva, sin solución de continuidad, a la manipulación social, a la publicidad, a las técnicas de control social. De esa cuenta, un ideólogo representante de estas posiciones (el polaco-estadounidense Zbigniew Brzezinsky) puede afirmar sin tapujos que “el rumbo lo marca la suma de apoyo individual de millones de ciudadanos incoordinados que caen fácilmente en el radio de acción de personalidades magnéticas y atractivas, quienes explotan de modo efectivo las técnicas más eficientes para manipular las emociones y controlar la razón”.

(…) La Psicología Social no es neutra, no es inocente: si habla de “lo social” está hablando del conflicto, y eso lleva necesariamente a categorías ideológicas que movilizan pasiones (e intereses bien concretos): no es lo mismo hablar de “grupo de pertenencia” que de “clase social”, ni es lo mismo hablar (y trabajar) “para manipular las emociones y controlar la razón”, como pedía el ideólogo estadounidense citado, que para contribuir a la toma de conciencia de los grupos oprimidos y los pueblos en general apuntando a su organización para la emancipación.

Como se ve, el campo del quehacer psicológico en este complicado ámbito es polémico. La confrontación teórica no puede evitarse. La aparición de esta Revista pretende ser un aporte en ese debate, tan necesario como urgente.

Con cinco sesiones destinadas a 1) materiales teóricos, 2) investigaciones, 3) presentación de proyectos en curso, 4) debates científicos y 5) una miscelánea, y con la edición a cargo de Marcelo Colussi y Marco Antonio Garavito, la revista puede solicitarse sin cargo en las oficinas de la Liga Guatemalteca de Higiene Mental: 12 Calle “A” 0-27, Zona 1, tel. 22326269 / 22383739, ligaghm@gmail.com


PRÓXIMAMENTE SE HARÁ SU PRESENTACIÓN PÚBLICA EN EL CONGRESO DE PSICOLOGÍA SOCIAL EN LA ESCUELA DE CIENCIAS PSICOLÓGICAS DE LA USAC, 10, 11 Y 12 DE OCTUBRE.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

PREJUICIOS, PREJUICIOS Y MÁS PREJUICIOS




¿Qué significa el puño cerrado como símbolo socialista?

Un joven decía, producto de los prejuicios y de la visceral ideología anticomunista que nos dominan, que el puño cerrado del socialismo es… ¡sinónimo de violencia! (sic).

¿Por qué se pueden repetir tantas, y tantas, y tantas estupideces? (“Dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana. De la primera no estoy tan seguro. De la segunda, sí”, dijo Einstein, físico y militante socialista).

El puño cerrado es una apología del trabajo como esencia probatoria del Ser Humano. El ser humano es el único animal que puede oponer el dedo pulgar a los otros dedos, con lo que su mano se transforma en un poderosísimo, fenomenal instrumento productivo que ningún otro ser vivo sobre el planeta posee. El socialismo reivindica el trabajo como lo más hondamente humano, como su esencia, de ahí que tomó como su símbolo representativo la mano en su postura de oposición del pulgar con los otros dedos. Marx, parafraseando a Hegel, lo dice textualmente: “Hegel erfasst die Arbeit als das Wesen des Menschen” (“Hegel considera el trabajo como la esencia del Ser Humano”).